A través de un comunicado, la compañía salió al cruce de "versiones publicadas en los medios" y anticipó para mañana "la total reanudación de la producción en el establecimiento".
El comunicado insiste en que "conforme a lo anticipado por las más altas autoridades del área, en el día de la fecha quedarán superadas los problemas planteados".
Así, se podrá contar con las autopartes necesarias para retomar la producción en la planta de Córdoba "y continuar normalmente con el programa productivo, a un ritmo de casi 700 unidades diarias, en gran parte destinadas a la exportación".
De todos modos, cabe destacar que fue necesaria la suspensión para que el Gobierno reaccione y ‘agilice’ la importación de los insumos necesarios.
Las restricciones a la importación, implementadas desde fines de 2008 por el secretario de Comercio Interior de la Nación, Guillermo Moreno, con el objetivo de proteger la industria nacional y cuidar la balanza comercial, ha generado más de un problema a las empresas automotrices y autopartistas.
Desde el primer semestre de 2009, el presidente de Fiat Auto, Cristiano Rattazzi, viene advirtiendo sobre las dificultades que tiene para importar piezas que no se fabrican en el país, como, por ejemplo, tornillos especiales.
Estas restricciones son un problema grave porque, en promedio, el componente importado de los vehículos nacionales es de 50 a 60 por ciento.
A esto se sumó que las restricciones a las importaciones en Argentina provocaron la reacción de Brasil, que respondió de la misma manera, frenando el ingreso de vehículos argentinos a ese país.
Ahora, la política de restricción a las importaciones volvió a generar problemas en la planta de Fiat Auto en Ferreyra.
Varias piezas provenientes de Brasil para las unidades que se fabrican en Córdoba (Palio y Siena) están varadas en la Aduana de Córdoba sin poder ingresar al país.
A raíz de esta situación, la automotriz italiana decidió suspender a los 2.500 trabajadores de esa planta durante las jornadas del martes 10/01 y miércoles 11/01.
Ayer, Fiat hizo trascender que los directivos recién decidirán hoy si la suspensión se levanta o continúa, ya que hasta ayer no había precisiones acerca de cuándo se destrabará el lote de piezas.
Comunicado de Fiat
Atento las versiones publicadas en los medios respecto a la situación en la planta de Fiat Auto Argentina en Ferreyra, Córdoba, la empresa precisa que la parada productiva de ayer y hoy, como consecuencia de la falta de insumos importados derivado de las demoras generadas por el cambio de régimen para la tramitación de licencias de importación sin excepción, quedará superada en el día de hoy ante la firme voluntad de las autoridades de la Secretaria de Comercio Exterior, de agilizar la tramitación de los pedidos de otorgamiento de licencias en curso, por lo que el día de mañana se prevé la total reanudación de la producción en el establecimiento.
Las constancias de excepción para la importación de autopartes vencieron en diciembre último y no fueron renovadas a su vencimiento como consecuencia de un cambio del régimen que se impuso para la tramitación de licencias sin excepción. Fiat Auto Argentina es la primer terminal radicada en tener que adecuarse al nuevo régimen dado que reanudó –luego del período de vacaciones- la producción el lunes 2 de enero último, padeciendo antes que las razonables dilataciones que implican para la empresa tanto como para las áreas administrativas correspondientes del Gobierno ajustarse a los nuevos procedimientos.
En ese orden, desde un primer momento la empresa y las autoridades del área de Comercio Exterior han estado en diálogo continuo con el fin de poder agilizar los trámites en curso. Incluso, el intercambio de ideas derivó en la aprobación de un nuevo formulario para el otorgamiento de las licencias, de modo de poder hacer más ágiles las presentaciones requeridas para una industria tan compleja como la automotriz.
Conforme a lo anticipado por las más altas autoridades del área, en el día de la fecha quedarán superadas los problemas planteados, con lo que se podrán desaduanar las autopartes necesarias para retomar la producción en la planta de Córdoba en el día de mañana y continuar normalmente con el programa productivo, a un ritmo de casi 700 unidades diarias, en gran parte destinadas a la exportación.