(20.02.2018) El ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, buscará impulsar en la provincia de Chubut la habilitación del gran proyecto de plata Navidad, de la compañía Pan American Silver Argentina.

La iniciativa que contempla inversiones por hasta 1.000 millones de dólares, para lo que se reunirá hoy con autoridades de la provincia patagónica, cuya legislación veda la minería a cielo abierto.   

Pan Américan Silver Argentina, dueña del proyecto considerado como el mayor reservorio de plata del mundo sin explotar, espera que las autoridades de Chubut habiliten la explotación que prevé una inversión inicial de 750 millones de dólares y proyecta desembolsos por unos 1.000 millones de dólares.

El proyecto Navidad busca concretar la explotación de plata, plomo y cobre en una formación geológica ubicada 390 kilómetros al noreste de Rawson, en plena meseta patagónica. La legislación de Chubut, a través de la ley local 5.001, prohíbe la explotación minera a cielo abierto y el uso de cianuro, cuya utilización Navidad no contempla.

El yacimiento está ubicado en una zona económicamente postergada que subsiste gracias al ganado ovino y caprino, y cuya población vive principalmente de empleo estatal. De acuerdo con informes de especialistas, el estimado actual de recursos bajo tierra asciende allí a las 632 millones de onzas de plata y cerca de 3.000 millones de libras de plomo que están localizadas a mitad de camino entre las localidades de Gan Gan y Gastre, con una población entre ambas de poco más de 1.200 habitantes.

Gan Gan está ubicada en el departamento chubutense de Telsen, hasta donde viajará el ministro Aranguren. “Todo lo previo está hecho y listo para comenzar la actividad, se hizo el cateo, la exploración primaria, la exploración avanzada, está terminado el estudio de impacto ambiental desde hace dos años”, afirmó el ingeniero Héctor Horacio Gabriel, gerente de Relaciones Institucionales y Comuntarias de Pan American Silver Argentina.

La empresa se comprometió a levantar un campamento minero en la zona semidesértica que, según se espera, tendrá un polo industrial con tanques para el procesamiento del mineral, molinos para demolición de rocas, sectores de traslado y maniobras de camiones, caminos nuevos, campamento para los trabajadores de rotación, comedores y la actividad propia de la cantera.

Será una pequeña ciudad nueva, que necesitará incluso una línea de alta tensión que facilitará a las comunidades próximas conectarse, con dos etapas, la primera que es el 70% del proyecto contaría con 2.000 personas en forma directa y otras tantas indirectas, luego en la etapa de operación serán 600 empleos directos y 1.500 indirectos y más adelante, en el año siete, se aumentaría la producción y el incremento de 700 empleos directos” explicó Gabriel, aclarando que la factibilidad técnica es a 20 años.

De aprobarse el proyecto, lo producido saldrá al exterior en concentrado de plata y cobre por Puerto Madryn, mientras que el plomo se embarcaría por Sierra Grande (Río Negro). El yacimiento Navidad lleva ese nombre porque los resultados que confirmaron un alto concentrado de plata en los análisis fueron comunicados un 25 de diciembre.

El reservorio fue en principio propiedad de “Industria Minera Ampliada (IMA)” y luego de “Aquiline Resources Inc.” para terminar por último en manos de la filial argentina de Pan Américan Silver, con sede central en Canadá, que terminó siendo propietaria de las estancias “La Rosada”, “La nueva era”, “El Sauzal” y “El buey”, con un total de 14.000 hectáreas de superficie que rodea la zona con minerales.

Ante cuestionamientos de ambientalistas sobre posibles efectos contaminantes del proyecto, el biólogo Daniel Pérez, coordinador de Navidad, explicó que en ese yacimiento “no se utilizará cianuro porque se separará con el método de flotación, incluso utilizando agua subterránea que no es apta para consumo y además se toma de una cuenca endorreica como es la de Sacanana, que no tiene salida fluvial ni al mar”.