Con este anuncio, durante 2011, los afiliados habrán pagado tres aumentos: el 15 por ciento promedio que se aplicó a comienzos de año (que corresponde a la incidencia de los mayores costos de 2010), el 9,5 de agosto y otro 9,5 desde diciembre.

Así, entre enero y diciembre de este año, el incremento acumulado será del 37,9 por ciento .

En cambio, si se toman los tres incrementos (de agosto a febrero) por los mayores costos de 2011 la suba acumulada será del 26,5 por ciento, en línea con la inflación anual real.

Con estos aumentos un plan medio de un matrimonio adulto podría superar los $ 1.500 mensuales .

El envío de las cartas de notificación se debe a que las empresas deben informar a sus afiliados cualquier suba de las cuotas con 30 días de anticipación.

En total, la medicina privada tiene 4,5 millón de beneficiarios. Pero el aumento de la cuota impactará en forma directa sobre casi 2 millones de beneficiarios ya que el resto adhirió a las prepagas a través de una obra social sindical transfiriendo las contribuciones y aportes obligatorios que se ajustan automáticamente por los salarios.

En este segmento de afiliados, el incremento de la cuota podría incidir entre los que tienen planes superiores a los que están cubiertos por los aportes obligatorios. En esos casos deberán pagar más por la diferencia entre el mayor costo del plan y el aporte de salud.

El argumento de las prepagas y de los hospitales de comunidad es que las clínicas y sanatorios, que les proveen los servicios médicos, les incrementaron los aranceles en esos mismos porcentajes o más que a su vez corresponden a los aumentos salariales acordados con el personal médico y de enfermería. Y también deben afrontar esos aumentos en forma directa las prepagas que cuentan con sanatorios propios.

El convenio de Sanidad firmado a mitad de 2011 acordó el aumento salarial en tres cuotas: una en agosto, otra en diciembre y una tercera en febrero de 2012 para llevar, por ejemplo, el básico de la enfermera de $ 3.000 a 4.000 mensuales. Equivale una suba punta a punta del 33,3 por ciento.

Cuando el gobierno autorizó el aumento de agosto, desde la Secretaría de Comercio dijeron que no se había aprobado ningún otro incremento para fin de año, como habían dicho y reclamado los empresarios.

Ahora, junto a las cartas a los afiliados de las prepagas y hospitales de comunidad, los empresarios notificaron también a Comercio de los aumentos.

No se sabe que postura tendrá la Secretaría que comanda Guillermo Moreno, pero los empresarios insisten en que no pueden absorber los mayores costos autorizados por el Gobierno. Y descuentan que tendrán luz verde para aplicar los aumentos .

La notificación a Comercio se debe a que la ley de medicina privada, sancionada en mayo pasado, que coloca al Ministerio de Salud de la Nación como el organismo encargado de autorizar todos los aumentos de las cuotas, aún no fue reglamentada.

La reglamentación deberá definir el monto de las cuotas de los que se afilien con enfermedades preexistentes y los que superan los 65 años, y tienen menos de 10 años de antigüedad en la prepaga.