"Nos decían que éramos dos locos, que no íbamos a poder, que no, que lo que proponíamos no se podía decir, que si ibas contra el Fondo te llevabas puesto el país, que si no pagabas hasta el último centavo de la deuda se caía el mundo… A él le decían loco y cuántas veces me lo habrán hecho a mí", reflexionó Cristina Kirchner, al comparar su historia política con la de tres jóvenes que apostaron al país y abrieron una exitosa empresa de software.

 Y prosiguió: "Para hacer cosas o encarar el desafío de transformar la Argentina, hay que estar un poco loco, locos de los buenos… Somos locos de los buenos que queremos transformar y tenemos una pasión por ser el número 1".

Cristina Kirchner advirtió que su sueño es transformar al país en uno de los mejores países del mundo que ofrezca oportunidades para todos sus habitantes y que no se repita el éxodo de 2001.

"Mis secretarios sacan músculos"

Cristina Kirchner confió que no es usuaria de computadoras, aunque la fanatizan las nuevas tecnologías.

"Yo ando siempre con tres kilos de papeles, mis secretarios sacan músculos. Pero eso no quiere decir que porque no sea médica no me deslumbre la medicina", lanzó. Y comparó: "Esto es un salto similar o más importante de lo que fue la escritura con (Johannes) Gutenberg".

Tiempo atrás, un sitio de internet había publicado supuestos documentos digitales que había escrito la mandataria, algo de lo que nunca se pudo comprobar su autenticidad.