Allí, la jefa de Estado afirmó: "Tenemos que entender la responsabilidad que tenemos todos los dirigentes de generar fuentes de entendimiento, para debatir los problemas con propuestas factibles". En relación al superado conflicto con Uruguay por la pastera Botnia afirmó que "los argentinos somos hombres y mujeres de paz”.

"Sigamos con nuestro proyecto de industrialización, de valor agregado a nuestros productos", puntualizó Cristina Fernández, y agregó que "un presidente debe gobernar para cuarenta millones de argentinos y articular los intereses de todos", al encabezar el acto del 228 aniversario de la fundación de la ciudad entrerriana Gualeguaychú.

La jefa de Estado fue recibida por el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y por el intendente municipal, Juan José Bahillo. Durante el acto, la Presidenta mantuvo la primera videoconferencia con la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el Gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, con motivo de la inauguración de las obras de ampliación de la planta textil Coteminas (ex-Grafa), que demandaron una inversión de 23 millones de dólares y generarán 350 nuevos puesto de trabajo.

La celebración culminó con un discurso de la Presidenta, donde destacó el incremento de la producción avícola en la provincia de Entre Ríos al decir que "hemos redoblado o triplicado la producción, exportando al resto del mundo, una industria que pasa a ser emblemática y que durante más de una década estuvo aplastada".

"Me siento muy orgullosa", afirmó la mandataria este mediodía, y agregó que "en 2003 era imposible pensar estratégicamente un país porque era el mundo el que se nos venía abajo".

"¿Cómo íbamos a profundizar en el 2003 si el primer viaje que hizo (Néstor) Kirchner fue aquí (Entre Ríos) para levantar una huelga de cuatro meses de los docentes?", recordó la Presidenta.

También, aseguró que "Argentina es hoy un país sustancialmente diferente, porque no sólo se han federalizado los discursos, sino las políticas y los recursos para promover el desarrollo armónico en todas las regiones del país", dijo la mandataria.

Además, afirmó que este desarrollo de la industria en todas las regiones del país fue posible por "el nivel de inversiones que se hizo en infraestructura y energía".

En ese marco, la mandataria volvió a pedir al Congreso Nacional el tratamiento del proyecto de ley que busca poner un límite a la venta de tierras a manos extranjeras: "Debemos cuidar los recursos naturales y las materias primas. Por eso, vuelvo a pedir el tratamiento del proyecto de ley para que la tierra sea considerada un recurso estratégico y haya un límite para la venta al extranjero", aseveró la mandataria.

En otro tramo de su discurso, afirmó que el ex presidente Néstor Kirchner "tuvo la valentía de seguir adelante para poner las bases fundamentales de un país que espero que sea mejor del que nosotros recibimos".

"Kirchner parecía un hombre que luchaba contra los molinos de viento, pero lo que importa es ver los resultados de las políticas aplicadas desde 2003 y qué hubiera pasado si no hubiera tenido él la entereza de afrontar todas la críticas que no eran políticas sino hasta personales", sostuvo la Presidenta.

Además, la mandataria llamó a los argentinos a "asumir el compromiso de superar debates estériles". Recordó que ayer durante la reunión con dirigentes de Coninagro pidió "entender que un presidente debe gobernar para cuarenta millones de argentinos y articular los intereses de todos".

Consideró que la Argentina es un país "con recursos naturales como pocos y con la capacitación más alta en América latina", y afirmó que "la clave (de las crisis) fue que en 200 años, quienes más tenían no habían entendido que era necesario generar un proyecto político que involucrara a los que menos tenían".

"Eso ha sido lo que ha causado mayores divisiones" del país, indicó la Presidenta y añadió que "por eso tenemos que entender la responsabilidad que tenemos todos los dirigentes de generar fuentes de entendimiento, para debatir los problemas con propuestas factibles".

La jefa de Estado señaló que "está mejor preparada que nunca para enfrentar" las crisis mundiales. "Hoy podemos decirle a los argentinos que en un mundo que se derrumba estrepitosamente, mientras insisten en aplicar las mismas recetas que a nosotros nos llevaron a la implosión en el 2001, estamos mejor preparados que nunca para enfrentar un mundo difícil, complejo y en crisis", dijo la mandataria.

Al respecto, la Presidenta pidió a los países desarrollados que "no apliquen" para solucionar las crisis "las recetas que usaron para la Argentina", y exhortó: "Cambien de médico, cambien de remedio".

En otro momento, resaltó el camino del "derecho internacional" y de la "paz" elegido por Néstor Kirchner para enfrentar el conflicto por la construcción de la pastera Botnia en Uruguay.

"En el 2006, él anunciaba a los argentinos y al mundo que Argentina iba a hacer honor a su compromiso, a los tratados internacionales y a su tradición de país pacífico, y anunció que enviaría a La Haya para que el derecho internacional, que es lo único que debe regir entre todos los países del mundo, encaminara la situación", afirmó la mandataria.

En ese sentido, destacó el logro de haber superado pacíficamente el entredicho con el país vecino y expresó –dirigiéndose a su colega José Pepe Mujica- que “tenga la tranquilidad que nadie puede confundir a esta Presidenta y mucho menos a los argentinos que somos hombres y mujeres de paz”.