"La verdad me dio un poquito de orgullito porque además nos reconocieron en la reunión interna entre los colegas presidentes, pero no por el resultado electoral. No, no, no, sino por el resultado de lo que ha sido el desarrollo y de lo que son los números de la economía", de esta manera Cristina expresó su satisfacción de saber que el "modelo" da buenos resultados. Reconoció que "si le va mal al mundo de algún modo siempre nos impacta, siempre nos llega" y sugirió "desarrollar todos los instrumentos y todas las medidas para que sigan asegurándose el crecimiento y el sostenimiento de la demanda agregada, el mercado interno, ese potente que fue el que nos permitió a los argentinos un crecimiento interrumpido que fuertemente todos los argentinos para sostenerlo".

Aunque apeló a la responsabilidad de todos los argentinos para "que hacernos cargo de los que toca para poder valorar esto y fundamentalmente contribuir para seguir sosteniendo el crecimiento". Previamente anticipó el superávit comercial de octubre que alcanzó los u$s 1.217 millones, un 30% superior a igual mes del 2010. Asimismo, informó que el acumulado a este mes ya alcanzó los u$s 9.379 millones cuando se estima una cifra menor de u$s 8.500 millones.

De esta manera, aunque sin mencionar el tema de los controles cambiarios y la fuga de capitales señaló que el ingreso de divisas es importante. Hizo referencia también en relación alto endeudamiento que tienen los países desarrollados que "el peso de la deuda pública y privada Argentina en términos del PIB es del 32,2% cuando en el 2003 era más del 100% del PBI lo que debíamos en moneda extranjera, únicamente del sector público". A continuación, explicó que la deuda del Estado en moneda extranjera es del 27,5 en moneda extranjera. En tanto, anticipó que la proporción de la deuda pública en moneda extranjera, que estará en manos del sector privado, será solo del 8,7% del PBI.

Ante algunos analistas económicos o publicaciones que sostienen que la economía se está desacelerando, la jefa de Estado les respondió con el patentamiento de autos de octubre de 72.068 vehículos, en tanto que la producción de vehículos llegó en octubre a 753.150 vehículos.

Pero para que no haya dudas que todos los sectores de la economía crecen aportó un dato de la Afip: en el primer semestre del 2011, las ventas declaradas del total de la economía, esto es de servicios, industriales, complejo exportador, todo, ventas totales, crecieron un 35% o respecto del primer semestre del año 2010. "Pasamos de 1,07 billón que se había vendido en el año 2010 a 1,45 billón, o sea, casi un billón y medio de ventas declaradas en todo el sistema", dijo Cristina.

Reforzando el concepto que el "modelo" es el indicado a diferencia de lo que ocurre en las principales economías del mundo, utilizó datos del FMI para y jugando al misterio preguntar a la audiencia quién era el principal acreedor mundial: "Estados Unidos" se escuchó, "No, frío, frío" contestó sonriendo, "es Suiza, ¿ahora entienden? De esta manera, demostró que "esta suerte de financiarización absoluta del capital cuando se termina ganado dinero sin hacer ni producir nada en detrimentos de aquellas sociedades que producen".

Resumiendo la primera mandataria con números en la mano quiso demostrar que el país está muy lejos de estar frente a dificultades de pago de sus compromisos externos por los ingresos de divisas vía la balanza comercial y también por la baja relación de la deuda en moneda extranjera en relación con el PBI. Asimismo, enfatizó que "este modelo" es el correcto, hizo referencia a la seria crisis que enfrentan los principales países desarrollados y si bien no lo dijo taxativamente al criticar al sistema financiero dio a entender que estos países no han sabido defender sus mercados internos y la creación de empleo.

Estos conceptos fueron vertidos durante un acto donde se anunció el Nuevo Sistema de Identificación de Personas Biométrica que incluirá además de las huellas digitales también características del rostro pues como dijo la primera mandataria "no hay dos rostros iguales".

En más de una oportunidad admitió que estaba contenta de estar de "vuelta en casa" pero fiel a su estilo dijo mirando a sus ministros "como siempre, pierdan cuidado que los seguí a todos muy de cerca desde allá, no le perdí la pisada a nadie".