La firma china, tras constituir su filial argentina, se ha marcado el objetivo de producir alimentos en la provincia de Río Negro. “El compromiso es financiar con capital chino obras de irrigación en 330.000 hectáreas privadas para poderlas someter a riego, con uso racional del agua y una conservación mayor del suelo. El país inversor comprará lo producido en esas tierras por 20 años”, explicó el gobernador de la sureña Río Negro, Miguel Saiz, durante un acto realizado ayer (24/08).

Por parte del presidente de la Cámara Internacional de Comercio de China, Yue Gang Weng, afirmó que el proyecto busca acabar con el hambre, así como la producción de una mayor cantidad de alimentos y de más calidad. Es por ello que la Cámara también realiza negociaciones con Brasil y África, entre otros.

El proyecto incluye la generación de energía y sistemas de riego en terrenos que en la actualidad son improductivos debido a la sequía. “Es un proyecto publico- privado, con tierras perteneciente a diferentes productores de 5 valles distintos. Ellos son quienes decidirán cuándo vender su producción a la empresa inversora al precio que marque el mercado internacional en ese momento”, afirmó Saiz.

Asimismo, la consecución de este proyecto supondrá la creación de “100.000 puestos de trabajo para toda Argentina, ya que Río Negro no cuenta con la población suficiente para satisfacer esta demanda”, según anunció Beidahuang y el Gobierno de Río Negro.

Las previsiones cuentan con que el proyecto se desarrolle en un plazo de 20 años y que en la zona se cultive maíz, trigo, cebada, soja, cebolla, papa, frutas secas y vides.

El acuerdo incluye la compra del 100 por ciento de la producción de los productores de la zona que adhieran a la propuesta. Fuentes del sector aseguraron que está en marcha un tramo de US$ 20 millones.

El conflicto con los productores frutihortícolas de Río Negro obligó al gobernador Miguel Saiz a postergar la semana pasada una conferencia en conjunto con los representantes del consorcio Heilongjiang Beidahuang State Farms Bussines Trade Group.

En la postergada conferencia estaba prevista la participación de Yue Gang Weng, representante en la Argentina de Heilongjiang. Las fuentes aseguraron que (en sintonía con un reclamo que esa misma semana hizo la presidente Cristina Fernández sobre el proyecto para limitar la adquisición de tierras por parte de extranjeros), el proyecto conjunto con Río Negro no contempla la adquisición de tierras.

El gobernador, también resaltó la importancia de la inversión en materia portuaria y en agregado de valor a la producción. “Este proyecto contempla la construcción de una fábrica de aceite y una inversión en el Puerto de San Antonio Oeste. Se construirá una nueva dársena para poder realizar operaciones con cereales”, añadió Saiz.

Se trata del primer convenio de cooperación firmado por una provincia argentina y una empresa china, revalidado institucionalmente por la Nación y las provincias de ambos países. “Es un proyecto a largo plazo, para optimizar los recursos que generará riquezas, empleo y desarrollo para la provincia”, expresó el mandatario.

El gobernador aseguró asimismo que el megaproyecto de inversión de la empresa china “no se trata de venta de tierras al extranjero”, al enfrentar críticas formuladas por representantes de organismos no gubernamentales que objetan el acuerdo.

“No se trata de venta de tierras, no hay ninguna venta de tierras al extranjero sino simplemente obtener financiamiento para poner en producción intensiva esas tierras y el compromiso de los productores individuales de vender su producto a la empresa china y de esta de comprarlo durante 20 años”, aseguró el gobernador.

Saiz comentó a la prensa que “ante algunas versiones, le hemos aclarado al ministro (de Agricultura, Julián Domínguez) y le hemos dejado la copia de los convenios que hemos firmado y que hemos acordado que no hay venta de tierras, solamente hay obtención de financiamiento a los efectos de poder lograr la inversión”.