Luego de ser dispersados en la madrugada de ayer por la policía, el grupo de petroleros que estaban bloqueando la planta de YPF, corrió en dirección a la ruta Nº 12 y otro grupo lo hizo hacia Caleta Olivia, reorganizándose alrededor del monumento al trabajador petrolero.

De acuerdo a fuentes de OPI Santa Cruz, el grupo que estaba allí “era gente con bronca, algunos heridos por balas de goma e insultaban todo el tiempo”. Por esas horas, el intendente Fernando Cotillo se encontraba en la confitería Barlovento.

“No sabemos en qué momento a Fernando (Cotillo) lo llamaron y salió a la vereda a hablar por teléfono, para tener mejor señal y fue ahí cuando no menos de 10 o 15 tipos se abalanzaron sobre él y casi lo matan”, le refirió a OPI uno de los asistentes a la reunión que se negó a que lo mencionen “esta gente está loca, sacada, es peligrosa”, remarcó y concluyó “cuando nosotros salimos, porque escuchamos el lío, otras personas que también eran petroleros, lo estaban levantando y parando a los agresores. Fue muy cobarde el ataque, se fueron a la mierda…”

La situación, relatada desde afuera, indica que el incidente se habría generado al ser reconocido Cotillo por uno de los petroleros que llegaba para unirse al grupo de los que estaban en el Gorosito. Alertados de la presencia del Intendente, una decena de ellos corrieron, cruzaron insultos y la emprendieron a golpes con el jefe comunal, que no pudo defenderse y ni escapar ante la diferencia numérica y cayó al piso. Allí recibió varios golpes en el cuerpo y en la cabeza que le produjeron cortes y lesiones en la boca. La oportuna intervención de otros trabajadores que no estaban de acuerdo con la agresión, lo salvó de padecer consecuencias más graves.

De acuerdo a las fuentes consultadas, habría al menos dos de las personas agresoras, identificadas y anoche eran buscadas intensamente por la policía. El intendente Cotillo fue atendido en el Hospital zonal y luego de las curaciones se retiró a su domicilio con custodia, mientras el Juez y la policía seguían con las diligencias para ubicar a los atacantes.

En tanto los trabajadores petroleros tienen previsto hoy una nueva asamblea para determinar los pasos a seguir. OPI pudo saber que la decisión policial es la de reforzar los puntos claves donde regularmente se producen cortes y bloqueos de los yacimientos y que en forma conjunta la policía con Gendarmería, tienen órdenes de actuar para dispersar grupos que intenten realizar tomas o cortes de rutas e interrumpir la producción petrolera en Santa Cruz.

El gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, había anunciado ayer que "nuevamente, estamos a punto de ver que se puede quebrar la cadena de la producción" a raíz del paro iniciado el jueves por los trabajadores del sector petrolero.

Peralta, quien buscará su reelección por el kirchnerismo en octubre, confirmó que ordenó a la policía "mantener despejadas las rutas" en caso que se decidieran cortes al tránsito en la provincia.

Los trabajadores del sector petrolero comenzaron el viernes un paro por tiempo indeterminado para reclamar el llamado a elecciones gremiales en el Sindicato de Petroleros Privados, que está intervenido por la Federación Argentina del Petróleo, Gas y Biocombustibles.

El proceso de normalización ya cumplió 120 días tras la intervención al gremio petrolero luego de un conflicto interno que mantuvo paralizada la producción petrolera en el norte de Santa Cruz durante 26 día