"Qué pedazo… bueno, no voy a decir ninguna barbaridad porque voy a salir en todas las cadenas de noticias, en todos los cables", exclamó el ruralista cuando, por Radio 10, se ironizó que "dramatizaba" la situación, como dejó entrever Yauhar, a quien calificó como "un funcionario de la pesca de alta mar" que "de sequía sabe bastante poco".

Buzzi agregó: "Anoche estábamos en Junín y cuando salió esa declaración del ministro, la leímos a más de 300 delegados que había… levantaban la mano todos los compañeros ahí para… decirle al ministro que se saque la corbata y que se meta adentro del lote de maíz, acá con 42 grados, como estábamos nosotros, a ver si se ensucia un poco los zapatos’".

Cuando se le preguntó si a Yauhar le queda "grande" el cargo, Buzzi contestó: "Se ve que sí", y señaló que es "un funcionario de la pesca de alta mar, mercante, evidentemente de maíz y de sequía sabe bastante poco. Sería bueno que se metiera dentro del maíz para saber qué se siente".

"Es inentendible, es como los jeroglíficos egipcios lo que han hecho para comercializar el trigo. Nosotros estamos dramatizando… los fondos presupuestados no existen: hay 500 millones de pesos y las pérdidas solamente de maíz superan los 2.000 millones de dólares", continuó.

Según el ruralista, las consecuencias de la sequía son "irreversibles, se perdió, no está más. No hay más granitos de choclo, el choclo se formó sin granos o con granitos chiquitos. Se perdieron millones de kilos de maíz. Se estimaba una cosecha de 30 millones de toneladas y va a haber 20 millones".

"Esos diez millones, multiplicados por 200 dólares por tonelada, da US$ 2.000 millones sólo en un rubro. Posiblemente en soja haya otros dos o tres mil millones más. Estamos en diez mil millones", alertó.

El dirigente rural evaluó que así habrá "menos volumen, menos plata en el bolsillo de los productores, menos viajes para los camioneros, que son quienes llevan eso al puerto, menos obreros rurales que trabajan moviendo esos granos. Y nosotros dramatizamos".

"En el año 1976 hubo un golpe en la Argentina. Desde ahí en adelante empezaron a desaparecer productores. Desaparecieron cien mil productores por cada década. En este último tiempo van 60, 70 mil productores en la etapa kirchnerista. Esto beneficia a los pooles de siembra, a las multinacionales de exportación y exterminan a los pequeños y medianos productores, y nosotros somos los que dramatizamos", insistió.

Para Buzzi, el panorama dejado por la sequía "es dramático para un país que es muy agrodependiente. La economía de muchos pueblos depende de lo que pase con la actividad agropecuaria y agroindustrial, y si se para ese motor se para la economía".

Ayer, Yauhar pidió "bajar el dramatismo a toda esta situación que se está planteando" por la sequía y, previo a la reunión del jueves de la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, adelantó que no se crearán fondos especiales para productores..