La grave acusación contra Cristina Fernández provino de los senadores blancos Luis Alberto Lacalle (UNA) y Sergio Abreu (Alianza Nacional), y el colorado Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay), quienes vincularon la acusación de Sarkozy a las presiones del gobierno kirchnerista para que Uruguay libere información tributaria de argentinos  con propiedades en el país.

La crisis diplomática que desataron las afirmaciones del Presidente francés tiene su origen en un planteo de la Argentina ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), dijo Bordaberry.

La OCDE mantiene a Uruguay en la "lista gris" de países que deben implementar medidas para mejorar la transparencia de su sistema tributario.

Para que Uruguay salga de la "lista gris" de la OCDE debe firmar al menos 12 acuerdos de cooperación tributaria con países que integran esa organización.

Hasta el momento Uruguay tiene 5 acuerdos vigentes (con Francia, Alemania, Hungría, México y España), 2 firmados pero pendiente de ratificación parlamentaria (Portugal y Suiza) y otros en etapa de negociación con distintos grados de avances: Bélgica, Liechtenstein, Corea, Malta, Finlandia y Canadá.

En el cierre de la cumbre del G20 el viernes 04/11, en Cannes, Sarkozy afirmó que "hay países que siguen siendo paraísos fiscales" y leyó una lista en la que se incluyó a Uruguay. Además aseguró que esos países "serán apartados de la comunidad internacional".

El gobierno reaccionó de inmediato y como gesto de protesta el presidente José Mujica llamó en consulta al embajador uruguayo en París, Omar Mesa, quien arriba hoy domingo 06/11 a Montevideo.

Además, el canciller Luis Almagro ya entregó una queja formal al encargado de negocios de la embajada francesa en Uruguay, Stephane Toulet, quien esa misma noche (viernes 04/11) la elevó a la Cancillería de su país.

Para mañana lunes 07/11 se espera la llegada a Uruguay del embajador francés, Jean Christophe Potton.

De la cumbre del G20 participaron Argentina y Brasil. Pero la mirada de los principales líderes de la oposición uruguaya se volcó hacia el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, por una denuncia que realizó ante la OCDE contra Uruguay.

Lacalle dijo ayer al diario El País, de Montevideo, que lo que sucedió "es parte del daño que se le ha hecho a Uruguay por parte de Argentina, por los planteos realizados hacia nuestro sistema fiscal".

Lacalle aseguró que "el clima que se viene generando para esto surge a partir del primer interesado, que es Argentina. El Uruguay tiene que tener todos los frentes cubiertos y por eso necesitamos una Cancillería experta", remarcó.

"La modalidad con que se dirige el presidente de Francia al Uruguay y a otros países pequeños es original, pero negativa, para atacarlos fuera de norma en materia protocolar y diplomática. Estoy seguro que estas palabras no las usó cuando andaban atrás de Gadafi en Libia, interesados en su petróleo, y nos las usó con Siria. Hay una gran hipocresía detrás de todo esto", afirmó Lacalle.

"Tenemos tratados de inversión que los gobiernos del FA se han apresurado a aflojar demasiado rápido, pero en estos ataques estamos junto al gobierno de nuestro país y no tenemos ninguna vacilación que vamos a estar junto al interés nacional", sostuvo Lacalle.

Bordaberry, en tanto, fue más categórico al afirmar que "esto surgió por una denuncia de Argentina en la OCDE contra Uruguay", y consideró "muy preocupante" la situación.

Bordaberry señaló que el gobierno "hizo bien" al llamar al embajador Mesa en consulta. Pero "tiene que ir un paso más allá", estimó. En ese sentido recomendó hablar con la Argentina, porque "es el que está detrás de todo esto". El líder colorado insistió sobre la responsabilidad de Argentina y señaló que "no cumple con una cantidad de cosas, pero nos lleva el asunto a la OCDE".

"Obviamente Argentina está haciendo esto contra intereses de Uruguay", concluyó.

Ayer, sábado 05/11, la Convención del Partido Colorado, que sesionó en Canelones, rechazó por "impertinentes" las afirmaciones de Sarkozy, realizadas en un lenguaje de "talante colonialista y autoritario", dice la declaración aprobada.

También el senador Abreu relacionó los dichos de Sarkozy con la actitud asumida por el gobierno argentino.

Abreu afirmó que no se debe olvidar cómo los países de la región se "hicieron los distraídos" cuando el presidente Sarkozy incluyó a Uruguay entre los países considerados paraísos fiscales.

Abreu sostuvo que la Argentina tiene una "actitud pasiva-activa" en este tema, al igual que el gobierno brasileño que "mira para el costado". Afirmó que las "imposiciones" o "actitudes de prepotencia de algunos e indiferencia de otros" no se pueden dejar pasar.

La misma sospecha hacia Argentina fue planteada por el presidente del Partido Independiente, Pablo Mieres. "Me preguntó cuál es el rol de los gobiernos de la región y en especial el de Argentina", dijo Mieres el viernes.

Por su parte, el senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) instó a Brasil y Argentina a fijar una posición respecto a las afirmaciones de que Uruguay es un "paraíso fiscal".

"¿Esos son nuestros socios comerciales? Que rechacen o convaliden, si están de acuerdo deberíamos reconsiderar nuestra presencia en el Mercosur", concluyó

Los otros países citados por Sarkozy

Antigua y Bermuda

Integrante del Commonwealth of Nations. O sea que su jefe de Estado es la reina Isabel II del Reino Unido cuyo representante es un gobernador general.

Barbados

Ubicado en el Caribe es el quinto país más desarrollado de América. Integra el Commonwealth of Nations y la reina Isabel II es su jefe de Estado. El Poder Ejecutivo es encabezado por un 1er. ministro. Ambiciona constituirse como república dentro de la Commonwealth, con un presidente que reemplace a la reina.

Botswana

País africano que limita con Sudáfrica.

Brunei

Sultanato del Sudeste de Asia ubicado en las cercanías de Malasia y Singapur. El sultán de Brunéi, de la misma dinastía desde el siglo XIV, es la cabeza del Estado y del gobierno.

Panamá

Estado independiente y soberano ubicado en América Central.

Seychelles

Archipiélago de 115 islas ubicadas en el océano Índico, al noreste de Madagascar (Sureste de África). Pertenece al Commonwealth.

Trinidad y Tobago

En un estado independiente, integrado por 2 islas más grandes y otras menores, ubicadas en el Caribe, sobre la plataforma continental de Venezuela.

Vanuatu

Archipiélago al este de Australia sobre el océano Pacífico. Se indepenizó en 1980. Hasta entonces estuvo bajo el poder de Francia e Inglaterra.

Análisis de Azar-Gómez

Jorge Azar-Gómez, ex representante de Uruguay ante la Organización de Naciones Unidas, difundió el siguiente texto:

"El Presidente de Francia, al cierre de la cumbre de la G20, declaró a la prensa: “No queremos paraísos fiscales. El mensaje es claro, los países que siguen siendo paraísos fiscales con la ocultación financiera serán apartados de la comunidad internacional", luego de finalizado el encuentro en la ciudad francesa de Cannes.

"Antigua y Barbuda, Barbados, Botsuana, Brunei, Panamá, Seychelles, Trinidad y Tobago, Uruguay y Vanuatu no tienen un marco jurídico adaptado a los intercambios de información fiscal". Las afirmaciones despertaron una fuerte indignación en el gobierno y la oposición e, inmediatamente, el Presidente José Mujica hizo llamar en “consulta” al embajador de Uruguay en Francia y simultáneamente se citó al dignatario galo en Uruguay, a efectos de entregarle una fuerte nota de protesta.

Tanto el gobierno como la oposición cerraron filas ante la ignorancia del presidente francés quien, entre otras cosas, olvidó que Uruguay tiene vigente un tratado de información tributaria con aquel país desde hace más de un año.

Los dos vecinos y socios de Uruguay en el Mercosur se encontraron en esta cumbre del G-20 (las veinte economías más grandes del mundo); cuando Sarkozy lanzó su amenaza contra Uruguay, también se hallaban presentes las mandatarias argentina, Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina, y Dilma Rousseff, de Brasil: ninguna de las dos reclamó por su socio en el Mercosur.

No hay que olvidar que, en setiembre de este año, la presidente argentina, en una reunión privada que sostuvo con el Presidente de Francia, le insistió sobre la necesidad de ejecutar una acción coordinada contra los paraísos fiscales, dentro de los cuales incluyó a Uruguay.

Sarkozy apoyó aquella opinión, señalando que ese sería un importante tema para el G-20, iniciativa que se concretó en el día de ayer. Es decir, que Sarkozy ejecutó el plan ideado por la líder argentina. Esta viene, desde hace tiempo, acosando a la República Oriental del Uruguay en diversos foros internacionales y ante la diplomacia bilateral. Ello a pesar de que, claramente, la Señora Fernández se beneficia de algún “Paraíso Fiscal” que le estaría refugiando los casi 1.000 millones de dólares que su marido sacó de la Argentina en tiempos en que era gobernador de Santa Cruz, fondos sobre los cuales aún no habría vuelto ni capital ni intereses.

Si bien estamos de acuerdo y compartimos las enérgicas medidas dispuestas por el Presidente Mujica, quien esto escribe considera que es necesario que el Uruguay despliegue de inmediato un enérgico lobby, así como también una amplia inteligencia internacional, acudiendo a todos los organismos internacionales a defender y aclarar su posición. Es fundamental actuar de la misma manera en la diplomacia bilateral, instruyendo a sus embajadores para que presenten notas en las respectivas cancillerías, contraatacando así las amenazas y la falsedad de las acusaciones del presidente francés.

Simultáneamente, el Uruguay debería presentar ante Naciones Unidas una carta aclaratoria de la situación, solicitando que la misma circule como documento oficial en su Asamblea General y en la comisión correspondiente; lo propio debe hacerse ante la Organización de Estados Americanos y la OCDE, a criterio de que dicho instrumento circule entre los países miembros de dichos organismos.

Muchas veces, leímos y elogiamos las brillantes intervenciones que en su país tuvo el presidente de Francia pero, en virtud de esta agraviante actitud  -que ha tenido como cómplice a la mandataria argentina-, Sarkozy no se presenta ante los uruguayos como otra cosa que un pigmeo con fantasías de gorila. Se trata de un personaje que usufructúa los foros internacionales como válvula de escape para tapar los graves problemas por los que atraviesa su país y los restantes integrantes de la Unión Europea en lo económico. Estas naciones carecen hoy de brújula para mantener con vida esa declamada "unión", en tanto que ven con preocupación que la Primavera Árabe podría estar cimentándose en la mismísima Europa."

Fuente: Urgente24