Por su parte, integrantes de la Cámara de Industrias uruguaya advirtieron hoy que la situación del comercio con la Argentina "viene muy complicada" y calificaron de "insólito" el límite impuesto por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.
Para la CNI, presidida por Robson Braga de Andrade, no hay muchas dudas. "La nueva barrera impuesta por el gobierno argentino, cuyo objetivo es controlar la balanza comercial del país, traerá prejuicios para Brasil. La medida, que aumentará la inseguridad jurídica sobre las reglas de la política comercial argentina, puede reducir las exportaciones brasileñas. Más allá de eso, representa una amenaza a los sistemas de producción de las empresas brasileñas con filiales en la Argentina, que trabajan con proveedores brasileños en regímenes de cadenas productivas", afirmó la principal entidad industrial de Brasil.
En su comunicado, la CNI apuntó que la crisis económica mundial no puede servir de excusa para establecer medidas proteccionistas entre los dos mayores socios del Mercosur, y llamó a las autoridades de ambos países a trabajar juntos.
"La CNI espera que los gobiernos y los empresarios de los dos países busquen soluciones comunes para enfrentar la crisis. Los conflictos comerciales, nocivos para los dos lados, deben ser evitados a todo costo", exhortó.
En tanto, el diario carioca O Globo reaccionó al cambio de reglas en las importaciones argentinas con un duro editorial en contra del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que llevó como título "El kirchnerismo trabaja contra el Mercosur".
La nota recordaba que la blandura de la "diplomacia compañera" del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva estimuló el levantamiento de más obstáculos por parte de la Argentina, lo que significa un contrasentido dentro de un bloque comercial con acuerdo de libre comercio. Y afirmó que las nuevas exigencias de la AFIP a las importaciones representan más burocracia entorpecedora.
"Brasil pidió explicaciones sobre este nuevo ataque a las bases del Mercosur. Mantener la postura de excesiva comprensión con los problemas del vecino no tendrá efecto. Sobre todo porque detrás de la resolución de la AFIP está uno de los hombres fuertes del kirchnerismo, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno", escribió el periódico, que calificó a Moreno de un hombre "truculento" y "acostumbrado a hacer hasta amenazas físicas a adversarios políticos" del gobierno.
"Ninguna crisis argentina es positiva para Brasil. Pero no ayuda fingir no percibir que el Mercosur es blanco preferencial de la Casa Rosada", sentenció el editorial de O Globo.
Uruguay
Por su parte, el titular de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara uruguaya, Rafael Sanguinetti, manifestó su preocupación al asegurar que "el comercio entre los dos países no está pasando uno de sus mejores momentos".
Sanguinetti formuló declaraciones a radio 10 un día después de que en el Boletín Oficial fuera formalizado que el control de las importaciones quedó en manos de la cartera que conduce Moreno.
El empresario expresó su consternación en torno a que las trabas dispuestas por el secretario de Estado argentino a las importaciones alcance a Uruguay.
"Es insólito esto porque nosotros, no tengo los últimos números, pero la última vez era hasta cómico: significamos menos del 3 por ciento de la importación argentina", resaltó Sanguinetti.
Y acotó que "para peor, nuestra balanza comercial está en el orden de los mil millones de dólares a favor de ustedes". "La situación de Uruguay con Argentina en lo que respecta al comercio viene muy complicada desde hace bastante", insistió en alertar el empresario y recordó que "a principios de 2011, Moreno citó a los grandes importadores pidiéndoles que no compraran en el exterior productos que había en el mercado argentino".
Sanguinetti añadió: "No sé qué tipo de represalias se manejaron en esas reuniones porque fueron cerradas pero, de hecho, todas las corrientes de exportación uruguaya de productos para consumo final en supermercados se fueron extinguiendo".
El directivo puntualizó que las medidas motorizadas por el funcionario kirchnerista afectan diferentes productos que el mercado uruguayo busca seguir colocando en la Argentina: "automóviles, autopartes, camiones, alimentos y todos los rubros que son de venta en los supermercados", enumeró.
Frente a este panorama, Sanguinetti aseveró que "por más que se quiera decir que el turismo compensa, eso es relativo".
En tal sentido, enfatizó que "hay dos cosas que hay que poner arriba de la mesa: turismo argentino tuvimos siempre; los argentinos tienen sus casas en Uruguay y, por otra parte, siempre tuvimos exportaciones argentinas".
"Entonces, ¿qué es lo que está pasando en este momento?: tenemos un Mercosur que está absolutamente desdibujado, donde los países se manifiestan en un proteccionismo muy grande y los países chicos que no tenemos poder de negociación nos vemos apretados", se lamentó.
Sanguinetti aseguró que el presidente de su país, José Mujica, "es muy consciente" de la situación que atraviesa el comercio de la nación oriental con la Argentina, pero señaló que el "estilo" del mandatario "no es la queja, sino el diálogo".
"El es muy consciente, en sus últimas declaraciones dijo que nos teníamos que conformar con el turismo, que hay que buscar nuevos mercados, pero no son cosas que se hacen de un día para otro", explicó.
A partir de la resolución 1/2012, la secretaría a cargo de Moreno "adhirió" lo dispuesto en la resolución 3252 de la AFIP que establece una declaración jurada anticipada de importación (DJAI).