Actualmente el Gobierno tiene pedidos ante estos dos organismos un total de 1.600 millones de dólares que todavía no han sido aprobados. Lago dijo que el Tesoro hará lobby para que otros países también se opongan a los créditos para la Argentina Lago argumentó que la sanción se debe a que el gobierno no paga los fallos establecidos por el Centro Internacional para la Resolución de Disputas en Inversiones del Banco Mundial, se niega a negociar con sus acreedores y a involucrarse con las instituciones internacionales.

Si bien no mencionó cuáles, las dos instituciones con las que el Gobierno tiene una relación problemática actualmente son el FMI, por el problema del INDEC, y el Club de París con cuyos países miembros Argentina tiene una deuda desde la crisis del 2001 que todavía no ha pagado .

Los lobbistas de los fondos buitres festejaron la decisión del Tesoro.

“El gobierno estadounidense ha enviado una señal de que no tolerara la mala conducta de argentina”, dijo Robert Raben, el director de ATFA. De hecho es la primera vez que esta entidad que nuclea a tenedores de bonos que el país dejó de pagar en 2001 consigue una acción concreta ante sus reclamos pese a que la Embajada Argentina ha desarrollado un intenso “contra- lobby” para frenarlos.

El anunció de Lago tuvo lugar durante una audiencia organizada en el Congreso para analizar “El impacto del Banco Mundial y los bancos de desarrollo de los bancos multilaterales de desarrollo sobre la Seguridad Nacional”.

Todo comenzó con una pregunta del diputado republicano Robert Dold quien habló en nombre de otros de sus colegas, como los diputados Manzullo, Carnahan y Mack.

“Muchos de nosotros pensamos que quienes reciben fondos de los organismos multilaterales tienen que tener cierto respeto por la Ley … y tienen que cooperar con los esfuerzos de la seguridad nacional e internacional”, dijo Dold quien agregó que “la Fuerza de Tarea de Acción Financiera le ha dado a la Argentina muy malas notas en sus evaluaciones sobre el control de lavado de dinero …”.

Más aun, Dold, que parecía muy bien informado sobre la Argentina, dijo que el Gobierno se negaba a honrar unos 100 fallos en su contra en las cortes de los Estados Unidos, como también los fallos del tribunal para controversias comerciales (CIADI) a pesar de que tiene 50.000 millones de dólares en reservas, precisó.

Esta fue la respuesta textual de Lago: “Compartimos la seria preocupación que ha presentado sobre las acciones de Argentina en varias áreas, incluyendo los fallos del proceso de arbitraje del Banco Mundial y también compartimos la preocupación porque el país no se muestra dispuesto a involucrase con sus acreedores y las instituciones internacionales. Pensamos que el enfoque es particularmente preocupante porque si usted mira el PBI per cápita de Argentina, encaja perfectamente entre los países de ingreso medio. Debido a esta preocupación, EE.UU. se opondrá a los créditos en el Banco Mundial y el BID . Haremos excepciones con los créditos para los más pobres y vulnerables porque no pensamos que deben sufrir por las acciones de su país.”

Lago explicó que ya habían puesto la nueva política en práctica el 14 de setiembre último cuando votaron en contra de un crédito en el BID por 230 millones dólares destinado un programa para servicios agrícolas de la Provincia. “Votamos así para enviar un mensaje sobre nuestra preocupación sobre esto. Seguiremos votando “no” a los créditos para la Argentina y esperamos involucrarnos con otros donantes para que compartan nuestra preocupación y para enviar un mensaje de que valoramos, y pensamos que los países deben cumplir con sus obligaciones internacionales”.

Fuente: Clarín