El certamen, organizado por New 7 Wonders (N7W), con sede en Suiza, comenzó en 2007 y tuvo 440 lugares como candidatos, pertenecientes a 220 países, de los que quedaron 28 finalistas y la votación concluyó ayer a las "11:11 del 11 del 11", hora de Greenwich (08.11 de Argentina).

A las 14 hora local se dieron a conocer los 14 clasificados y a las 16 se supo que uno de los ganadores eran las cataratas, que en 1984 fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Los otros seis sitios naturales elegidos son la selva amazónica (que involucra a ocho países sudamericanos); la bahía Halong, en Vietnam; la isla Jeju, en Corea del Sur; la isla Komodo, en Indonesia; el río subterráneo de Puerto Princesa, en Filipinas, y la montaña de la Mesa, en Sudáfrica.

N7W aclaró que este es un resultado provisional, debido a que aún falta incluir los votos emitidos por mensaje de telefonía digital, por lo que podría haber algún cambio entre los nominados cuando se difundan los resultados definitivos, a principios de 2012.

La organización no dio el orden de los sitios según los votos obtenidos, sino que sólo realizó listas de preseleccionados, ubicados en orden alfabético, lo mismo que con los ganadores.

En la elección por internet, cada votante debía elegir siete sitios de los 28 finalistas, en cambio en la votación telefónica se podía escoger sólo uno.

La empresa concesionaria de las cataratas, Iguazú Argentina, manifestó su orgullo por el galardón obtenido por "nuestras cataratas del Iguazú, un destino imponente y fascinante, que sedujo a los primeros conquistadores que llegaron al continente y que hoy convoca a más de un millón de turistas por año".

Los expertos que eligieron los lugares que competirían en la final se inclinaron por aquellos destinos en los que la intervención del hombre resultaba menos visible permitiendo la preservación medioambiental, señaló la entidad organizadora de la elección.

La empresa sostuvo que "las cataratas del Iguazú siguen rodeadas de naturaleza semivirgen y tanto los distintos senderos como los algo más de 7.000 metros de pasarelas rebatibles fueron diseñados y construidos de manera de minimizar el impacto sobre el medio ambiente".

También destacó que mediante la gestión conjunta con la Administración de Parques Nacionales y el Ministerio de Turismo de la Nación, "celosos guardianes de la preservación del medio ambiente, hemos alcanzado estándares de calidad internacionales".

El presidente de N7W, Bernard Weber, envió un saludo de reconocimiento a todos los participantes y en especial a los siete ganadores.

Las cataratas del Iguazú, con sus 275 saltos en promedio según el caudal del río, y considerada "la mayor cortina de agua del mundo", fue candidateada por Argentina y Brasil.

La línea fronteriza entre ambos países pasa por la Garganta del Diablo "el mayor de sus saltos) y el cañón del Iguazú, a cuyas márgenes se encuentran Puerto Iguazú y Foz do Iguazú.

Ayer, vecinos de ambas ciudades festejaban en las calles la distinción y del lado argentino se realizaba una marcha de antorchas

Puerto Iguazú estalló de alegría al conocerse el resultado de la votación mundial. El empresariado, el mundillo político y los vecinos se reunieron en la rotonda de acceso a la ciudad.

Para Alejandro Arrabal, propietario de la empresa Iguazú Jungle, prestadora de servicios náuticos en el área dijo que “ser parte de este grupo de siete nos pone orgullosos y nos pone de cara un nuevo reto a futuro. Este fue un deseo perseguido por todos, y ahora habrá que ajustar todo para estar a la altura de una maravilla mundial”.

Por otra parte, Patricia Durán, de Cuenca del Plata turismo, admitió que “este es el resultado de un trabajo que se hizo con mucho esmero, con mucho esfuerzo. Es bueno recordar que todavía nos queda mucho por hacer, pero sabemos que a partir de este reconocimiento mundial nuestro destino estará en la vidriera y eso nos beneficiará de gran manera”.

Las cataratas atravesaron todas las etapas del concurso. Fueron uno de los 440 precandidatos en 2007. Se convirtieron en uno de los 77 nominados al año siguiente junto con el glaciar Perito Moreno y el lago Nahuel Huapi, que llegaron hasta allí. En 2009 se transformaron en el único representante argentino.

En octubre pasado, los responsables del concurso habían sobrevolado en un dirigible las Cataratas situadas en el Parque Nacional de Iguazú, en la frontera entre Argentina y Brasil.

El presidente de la fundación suiza New 7 Wonders, Bernard Weber, y el director comercial, Jean Paul de la Fuente, visitaron tanto el lado argentino como brasileño en sus tradicionales recorridos a pie y en lancha. En aquel entonces reconocieron que deseaban que esta reserva natural fuera una de las siete ganadoras.

Los imponentes saltos fueron vistos por primera vez en el siglo XVI, cuando conquistadores españoles al mando de Alvar Núñez Cabeza de Vaca llegaron a esos parajes en enero de 1542 marchando desde La Vera hacia Asunción del Paraguay.