En todo el mundo podría haber unas 300.000 mujeres con ese tipo de implantes de origen francés, en los que la compañía habría utilizado silicona industrial de uso no médico, según el diario.

Los implantes fueron exportados a Estados Unidos, varios países de Europa y América latina, entre ellos la Argentina, donde según reportes de prensa se estima que se colocaron unas 14.000 prótesis.

La hipotética petición de que se quiten las prótesis se trataría de una "decisión única en la historia de la cirugía estética", añadió ese rotativo, que recordó que el director general de la Sanidad francesa, Jean-Yves Grall, reveló la semana pasada que se detectaron ocho casos de cáncer en pacientes con PIP.

"Estamos en un proceso de evaluación de esas prótesis mamarias ante los riesgos de cáncer que aparecen", comentó Précresse, según la cual "el gobierno anunciará de aquí a finales de semana su plan de acción".

"Lo más urgente hasta la fecha es que todas las mujeres que llevan prótesis PIP y están potencialmente en peligro vuelvan al cirujano", declaró Précresse cuando se le consultó sobre el artículo de Libération.

"Si se trata de una urgencia sanitaria y de salud pública, la nueva operación estará a cargo del Estado", agregó la portavoz.

La justicia francesa, que recibió más de 2.000 denuncias de parte de las mujeres que utilizan prótesis de tipo PIP, abrió una investigación por "heridas y homicidio culposo".

En España, Eva Giménez, vocera de un grupo de mujeres con la misma prótesis defectuosa, afirmó ayer, citada por el diario El Mundo, que "las autoridades sanitarias deberían facilitarnos la retirada de este material y encargarse de los gastos que conlleva o que nos ha ocasionado".

Ir al cirujano

Por su parte el cirujano plástico Giuluio Basoccu, de la Universidad La Sapienza de Roma, pidió que todas las mujeres con prótesis de mama que "no conocen qué tipo de implante se les puso o tienen sospechas de que sea de mala calidad deben hacer estudios de control o ir al cirujano que realizó la operación para pedir informaciones".

"Al menos varios miles de estas prótesis fueron utilizadas también en Italia, pero el problema -advirtió- es que muchas pacientes italianas podrían no saber qué tipo de prótesis utilizan".

Esto sucede, precisó, porque los implantes mamarios PIP "de costo contenido, probablemente hayan sido utilizados sobre todo en estructuras no altamente calificadas o quirófanos ambulatorios".

Fuente: Agencias