Ayer, Astiz y los marinos Jorge "El Tigre" Acosta y otros 10 represores fueron condenados a prisión perpetua por los crímenes de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), en lo que fue el primer juicio por violaciones a los derechos humanos en el centro de detención ilegal más grande que funcionó durante la última dictadura militar.

Juppé recordó en la declaración difundida a la prensa la sentencia a cadena perpetua que la Corte de Apelaciones de París dictó en 1990 en ausencia contra Astiz, que en 2007 fue condenado a la misma pena en Italia.

El funcionario del gobierno de Nicolás Sarkozy subrayó el "apoyo permanente" de Francia a la Argentina tras la anulación en 2003 de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y destacó "nuevamente la voluntad política que anima a las autoridades argentinas para llevar a término los juicios de la dictadura".

"Francia se felicita por la excelente cooperación llevada adelante con Argentina en la lucha contra la impunidad y la defensa de los derechos humanos", finalizó Juppé.

Las condenas contra Astiz, Acosta y los otros 10 represores fueron dictadas ayer por el Tribunal Oral Federal 5 por el secuestro, desaparición y robo de bienes del periodista Rodolfo Walsh y los crímenes de las monjas francesas Leonie Duquet y Alice Domon, y las tres fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, además de otros 81 casos.