“Yo sufrí mucho con mi quimioterapia, pero Lula tiene una capacidad enorme de vencer desafíos”, subrayó.

Al ex jefe de Estado le diagnosticaron el sábado pasado un tumor de “agresividad intermedia” localizado en la laringe por encima de las cuerdas vocales y de la glotis. En conferencia de prensa ofrecida ayer, el doctor Luiz Paulo Kowalski, uno de los especialistas que lo atendió, relató que al examinarlo, este se sintió sacudido por el diagnóstico pero “se repuso con mucho coraje”. El ex presidente le preguntó: “¿Fue el cigarrillo, no?”.

El oncólogo le respondió afirmativamente. “Y Lula me dijo: hagamos lo que sea necesario”. La decisión del equipo médico fue un tratamiento intenso: durará de tres a cuatro meses y contempla varias sesiones de quimio, para posteriormente someterlo a rayos. “Es un procedimiento agresivo que contempla la escala de agresividad del tumor. El ex presidente sufrirá los efectos colaterales de la quimioterapia, entre ellos la caída del cabello”, reseñó el oncólogo Paulo Hoff, y de su tradicional barba. “El tumor es relativamente inicial y no se expandió por la laringe. El hecho de que se trate de un cáncer localizado es muy importante, porque las chances de cura son mucho mayores”, agregó.

Ese tipo de carcinoma, uno de los más comunes en esa región, reconoce dos causas principales: el tabaquismo y los factores hereditarios.

Justamente, dos hermanos del ex presidente murieron de cáncer . Pero en el caso de Lula, la expectativa de los médicos es que el tumor maligno remita luego del cuarto mes de tratamiento . En caso de el tratamiento no sea la esperado, los especialistas buscarán extirpar el tumor con cirugía.

Otro de los médicos, Arthur Katz, consideró que Lula “llevará una vida próxima a lo normal. Creemos que no tendrá dificultades en volver a sus actividades en breve”. Pero recién cinco años después del tratamiento puede considerarse que la dolencia está definitivamente curada.

“Las chances de cura son muy buenas, diría mayores a un 75%” , agregó el médico personal de Lula, Alfredo Kalil.

Dilma, quien visitó a Lula junto con el ministro de Hacienda Guido Mantega, dijo que el ex presidente “está de un humor maravilloso” . Dijo estar segura de que Lula podrá participar en el próximo Carnaval del desfile de la escola Gavioes da Fiel, que le prepara un homenaje especial. El tema previsto para el desfile es “Lula, el retrato de una nación”. Gavioes da Fiel es la escola del club de fútbol Corinthians que tiene al líder del PT como el hincha más famoso. El domingo el equipo se presentó en la cancha con carteles que llevaban la inscripción: “Fuerza Lula”.

Varias celebridades brasileñas dejaron mensajes con deseos de pronta recuperación. Es el caso de la presentadora Hebe Camargo quien también sufrió la enfermedad: “El mundo es de los optimistas, de los que tienen fe. Sé que Lula, que ya enfrentó vendavales, no se va a curvar frente a este vientito”, dijo.