Se cree que la ciudad descubierta sería Yupaha, la misma que el explorador español Hernando de Soto buscó infructuosamente en 1540. Hasta ahora los arqueólogos han desenterrado unas 154 paredes y andenes, además han descubierto un sofisticado sistema de irrigación, se cree que hay mucho más por descubrir.

Entre los lugareños era un monte más que conocido por su extraña forma geométrica y por las leyendas que pesaban sobre él. Desde 1.999 la Universidad de Georgia excavan en el Kenimer Mound, un pequeño promontorio en las montañas, que ahora se ha revelado parte de lo que podría ser esta ciudad maya con 1.100 años de antigüedad y que podría haber sido fundada por mayas que habrían huido de Mesoamérica intentando dejar atrás las plagas, las sequías, las hambrunas, las guerras y las catástrofes naturales, según informa el diario The raw story.

El descubrimiento podría explicar la "desaparición" de los mayas De momento se han encontrado numerosos muros de mampostería formando terrazas y sistemas de riego muy avanzados, así como vestigios que han posibilitado descubrir que el complejo fue habitado durante mucho tiempo y hace aproximadamente 1.100 años.

Los investigadores se atreven incluso a aventurar un nombre para la ciudad, Yupaha, una ciudad mítica que ya intentó encontrar el explorador español Hernando de Soto en 1540.

Si se confirmara que las ruinas pertenecen a la cultura maya esto podría explicar la repentina desaparición de esta civilización, que se habría trasladado de forma precipitada, generando grandes migraciones y dejando atrás las ciudades construidas en países como Mexico, Guatemala, Honduras y El Salvador, entre otros.