La llegada de Milanés había provocado el rechazo de los grupos anticastristas que protestaron contra el concierto, pese a que el músico compuso una canción para "los cubanos que por una u otra razón no viven en su país" y aunque dijo sentir vergüenza e indignación por los ataques de "una horda de supuestos revolucionarios" contra las mujeres de los presos políticos.

¿Ojalá o Yolanda?

Las declaraciones de Milanés resonaron en la isla como un trueno, y fue Silvio quien le contestó tildando de "burda, desamorada y sin el más mínimo compromiso afectivo" la manera en que su colega se había referido a la realidad cubana.

"Coincido con Pablo en muchos de sus juicios críticos sobre la realidad cubana. Me parece que algunos de esos puntos los he tocado en conferencias de prensa en Cuba", dijo Rodríguez en su blog Segunda Cita. Y colgó, a modo de recuerdo, una carta fechada en 1970 en la que ambos manifestaban sus reparos ideológicos a la participación en el festival de Varadero, por su caracter comercial, y firmaban los dos con un atento "revolucionariamente".

Según Silvio, lo que más duele es que Pablo manifestara esas críticas "a medios que tildan de héroes a terroristas que han derribado aviones civiles, medios cuyos dueños han pagado actos de violencia contra Cuba".

Recordó que Pablo Milanés y él hace algo más de 20 años que no se ven y tampoco han hablado por teléfono: "El Pablo que conozco tiene casi un cuarto de siglo de retraso".

También dijo que no se siente "capaz de juzgar, menos públicamente, a un viejo amigo", y que nunca jamás ha permitido que en su presencia "nadie hable mal de Pablo", aunque éste lo incluya "entre los despreciables que siguen defendiendo la Revolución".

Concierto suspendido

Mientras la polémica sigue en todas las plataformas, se informó que Milanés sí tocará el sábado en Nueva York pero ya suspendió tres de los conciertos que tenía previsto dar en Estados Unidos y Puerto Rico, entre ellos, el de mañana, en Los Ángeles.

La compañía Fuego Entertainment, promotora de la gira, informó simplemente que "el artista se encuentra cansado y no está en condiciones de viajar".

En Argentina, lejos de la polémica revolucionaria, Silvio y Pablo son las voces del movimiento musical cubano que se asoció a la recuperación de la democracia y enamoró a generaciones.

Antes de fin de año, Silvio volverá a tocar en Argentina para presentar las canciones de su último disco, Segunda cita, y para regalar también sus temas más emblemáticos. La gira tiene confirmados conciertos en Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

Fuente: VOS, La Voz