Francisco “Pancho” Romero fue uno de los miembros fundadores del legendario grupo vocal Los Trovadores, que en 1963 alcanzaron su primer gran momento de reconocimiento popular cuando se presentaron en el festival de Folklore de Cosquín y fueron llevados en andas por el público. La formación inicial estaba compuesta por Romero, Bernardo Rubín, Carlos José Pino, Sergio José Ferrer y Eduardo Gómez.

Con su registro de tenor, dejó su imborrable marca en temas que se grabaron con su timbre en la memoria popular: Puente Pexoa, Si vas para Chile, entre tantos otros.

Nacido en rosario el 9 de julio de 1937, dejó el grupo en 1980, cuando se mudó a Estados Unidos para acompañar a su esposa cordobesa Betty Deutsch, que debió exiliarse de la dictadura junto a toda su familia, en un resonante caso en el que intervino el propio presidente norteamericano Jimmy Carter.

Al amigo

La noticia de tu muerte te puso delante de mis ojos, en aquella casita del Pasaje Olimpo, en Rosario, allá por 1973, cuando te llegaste con unas medialunas y durante horas hablamos como dos viejos amigos que hacia mucho no se veían; o en algún encuentro casual en el taller del negro Sergio Figueroa en Avellaneda y Rioja, sede de grandes e inesperados encuentros artísticos y culinarios.

Ayer, justamente, con Eduardo Gianini te recordábamos escuchando las primeras grabaciones de Los Trovadores del Norte y el increíble clima que creaban años después con la llegada de Damián Sánchez al Grupo, y tu ya inigualable voz era como un bálsamo al espíritu y al oído.

Quimey Neuquén es una de las canciones que tu voz magnificó hacia lo sublime; cómo olvidar aquella versión de El cautivo de Til-Til, o la conmovedora Por un viejo muerto. Y, cómo no emocionarse al verte cantar en julio de 2014, a los 76 años, en el Center for the Arts, Eagle Rock, CA. temas tan queridos para nosotros como Las Golondrinas; Como la cigarra; Hay canciones y momentos; Milonga del trovador; Las manos de mi madre; Tonada del viejo amor y Serenata para la tierra de uno.

Hace muchos años me dejaste un trabajo realizado en México a dúo con el Negro Álvarez donde, entre otros temas, grabaron Contracorriente, una canción con letra del negro Rafael Ielpi y música de Héctor Pichi De Benedictis, dos referentes de la cultura rosarina.

Los Trovadores, considerado por muchos como el mejor grupo de nuestra música folklórica, perdurará por siempre en quienes pudimos gozar del talento vocal y musical de sus integrantes, especialmente en las inconfundibles voces de Pancho Romero y Carlos Pino.