“Quiero ser el primero que realice el sueño de sentarse entre Álvarez y Borges”, dijo Macri mientras se acomodaba entre las figuras de ambos protagonistas y ante la presencia de varios de los actores que acompañaron a Olmedo en ese memorable tiempo de la televisión abierta.

El Jefe de Gobierno señaló que aquel programa “No toca botón” fueron “momentos de encuentro con amigos y familiares para ver la gran cantidad de personajes que Olmedo fue construyendo a lo largo de toda su carrera artística”.

En ese sentido, dijo que el personaje de “Chiquito Reyes” era su favorito, aunque también recordó al “Manosanta” – personaje desopilante del sketch que compartía con Adriana Brodsky y el propio Javier Portales en el papel del padre de “la nena” – y la época en que cautivaba a los chicos con el Capitán Piluso y su amigo Coquito.

“Espero que muchos argentinos puedan recordar aquellos momentos cuando pasen y vean este reconocimiento a estos artistas”, añadió Macri.

El Jefe de Gobierno descubrió la estatua acompañado del ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, quien señaló que “estamos rindiendo homenaje a quien vivió por su profesión y encarnó personajes inolvidables”.

Macri y Santilli obsequiaron además una plaqueta recordativa a Celia Sofovich, la viuda de Hugo Sofovich, creador de aquel programa.