El gol llegó en el segundo tiempo por intermedio de un jugador relegado por Sergio Batista: el defensor del Porto e integrante del plantel del Mundial pasado Nicolás Otamendi, quien a los 25 minutos cabeceó a la red tras un centro de Messi, lo mejor de Argentina.

De menor a mayor, “La Pulga” arrancó el encuentro como el jugador más desequilibrante, bien acompañado por Ángel Di María y Luis González, ambos sueltos de mitad de cancha hacia delante.

Venezuela trató permanentemente de achicarle los espacios de maniobra al equipo nacional y complicó con las proyecciones de Roberto Rosales y las corridas de Rolf Feltscher por la derecha, a espaldas de Marcos Rojo.

El campo de juego, de césped sintético y mojado, conspiró para que Argentina pudiera manejar la pelota con criterio, porque sólo Messi -que arrancó por la derecha- pareció no sufrir ese problema ya que de sus pies nacieron las jugadas más claras del equipo albiceleste.

A los 18 minutos, Messi aceleró del medio hacia la izquierda y habilitó a Di María, cuyo zurdazo pasó cerca del palo derecho del arco defendido por Rafael Romo.

Dos minutos antes, Martín Demichelis, de buen regreso, tuvo que esforzarse al máximo para evitar que Rondón convirtiera en gol un centro de Feltscher desde la izquierda.

Aún sin mostrar grandes variantes respecto de su rendimiento en la pasada Copa América, Argentina fue un poco más que su rival pero no pudo concretar las situaciones que generó a través de Messi, la figura del primer tiempo.

El jugador del Barcelona español cada vez que entró en contacto con el balón desequilibró sobre la base de habilidad, pero muy pocas veces encontró el socio ideal para la descarga.

A los 23 minutos, primero Romo ante Di María y después Vizcarrondo arrojándose al piso, evitaron la caída de la valla venezolana.

Poco más tarde, otra vez Messi, ahora encarando de derecha hacia el medio y eludiendo a cuanto jugador se le cruzó en el camino, no pudo cruzar el zurdazo como era su intención y la terminó en las manos de Romo.

En los 10 minutos finales fue Venezuela el que tuvo las oportunidades más nítidas para concretar, en ambas ocasiones aprovechando las espaldas de Rojo en el lateral izquierdo de la defensa argentina.

Primero fue Feltscher el que remató cruzado y apenas desviado contra el palo derecho y casi sobre la hora un derechazo de César "El Maestrico" González pegó en el costado izquierdo de la red.

La elevada temperatura en Calcuta motivó que el juego del segundo tiempo fuera lento y por momentos impreciso.

De todas maneras, Argentina continuó ejerciendo superioridad sobre su rival, siempre a través de las apariciones de Messi, quien desequilibró por los distintos sectores de la cancha que transitó.

Venezuela pareció sentir el esfuerzo realizado en la etapa anterior y salvo un remate de César González, que evitó Romero en gran forma, casi no complicó.

Messi, que mereció largamente el gol, casi convierte con un tiro libre que pasó apenas desviado contra el palo izquierdo y más tarde con un zurdazo bajo que Romo alcanzó a enviar al córner a los 25 minutos.

Y de ese tiro de esquina ejecutado por la "Pulga" desde la izquierda llegó el merecido gol concretado por Otamendi con un cabezazo, tras aprovechar un perfecto anticipo y la pasividad de la defensa venezolana.

A partir de entonces, el conjunto nacional pudo haber aumentado la diferencia con un derechazo alto de Javier Pastore y un zurdazo de Messi que Romo desvió al córner.

Pasó Venezuela y el debut de Sabella. El próximo martes se viene en Nigeria en la ciudad de Dhaka, otra prueba para seguir probando y seguir mejorando.