El quinteto argentino llegó a los 10 puntos, con lo que ya se volvió inalcanzable para Canadá, Uruguay o su rival de esta noche, que pugnan por conseguir el cuarto puesto.

Los parciales del cotejo disputado en un Polideportivo Islas Malvinas, con más de 6 mil personas que aportaron calor y color a la victoria, fueron los siguientes: Argentina 30-20, 51-43, 79-72 y 111-93.

Emanuel Ginóbili resultó uno de los mejores del quinteto ganador y aportó 26 tantos. Aunque, sin dudas, el cordobés Pablo Prigioni se erigió en el valor más destacado del equipo, con 20 puntos (6 triples) y 6 asistencias.

Mañana, a partir de las 18, el equipo argentino asumirá una nueva edición del clásico sudamericano ante Brasil, equipo que conduce el cordobés Rubén Magnano.

A diferencia de lo ocurrido en los tres últimos partidos, el equipo de Lamas arrancó picante y preciso. Nocioni aportó 7 tantos y Argentina se disparó 9-2 de movida, nomás. Una ráfaga electrizante de "Manu" Ginóbili (otros 7 puntos consecutivos) garantizaron una diferencia considerable (18-7), a falta de 4m. 45s. para el cierre.

Pero el representativo "vinotinto" ensayó una reacción de la mano del escolta Greivis Vásquez (Memphis Grizzlies), más las conversiones de Héctor "Pepito" Romero (8 puntos) y se puso dos abajo (20-22), cuando restaban poco más de dos minutos para el final del segmento.

Un triple del "Chapu" Nocioni (10 tantos, 5 rebotes, en ese primer tramo), otro de Juan "Pepe" Sánchez y un doble de Scola, tras robo de Delfino, le permitieron a la Argentina tomar una distancia de 10 (30-20), con la que se cerró el período.

En el segundo parcial, el conjunto albiceleste siguió gozando de un Ginóbili eficaz (dos triples, un doble) aunque, a diferencia de otros juegos, tuvo un problema insoluble en tablero propio: los venezolanos tomaron muchos rebotes en el cristal contrario. Inclusive, en jugadas de segunda y hasta tercera opción.

La única excepción a esa regla la constituyó el "Chapu" Nocioni (7 rebotes), quien siguió "fajándose" ante sus rivales hasta que se sentó en el banco por decisión del DT.

Argentina perdió ese segundo parcial por diferencia mínima (21-23) y se fue 51-43 arriba. En Venezuela, el escolta-armador Vásquez mostraba paciencia y clase en la conducción, con 6 asistencias y 4 robos.

El segundo tiempo arrancó con la misma tónica. "Pepito" Romero siguió lastimando en la pintura y tres libres de Oscar Torres le permitieron achicar las cifras (52-56) al equipo de Musselman.

Pero una ráfaga a puro Prigioni (sumó un doble, repartió una asistencia y diseñó otro robo más) le permitieron a los de Lamas volver a tomar el control (62-52), cuando restaban 5m. 58s.

A puro "bombazo", con los aportes desde el perímetro de Ginóbili y Prigioni (11 tantos, 3 triples), más el "laburo" silencioso de Scola (7), Argentina se puso 76-63 y amenazaba con sentenciar el pleito. Sin embargo, Venezuela no se daba por vencido y con un parcial de 7-0 redujo distancias hasta 70-76, cuando quedaban 1m. 09 segundos.

El tercer cuarto terminó a favor de la Argentina por 79-72, con la impresión de que los dos equipos atacaban mejor de lo que defendían.

En el último cuarto, dos triples seguidos los bahienses "Manu" Ginóbili y otro de "Pancho" Jasen posibilitaron a los de Lamas colocarse 93-80, cuando quedaban casi 6 minutos.

Y eso fue decisivo para que Argentina cerrara con comodidad el partido, inclusive con un triple del "Chapu" Nocioni, que dejó el marcador en 111-93.

Síntesis

(111) Argentina: Pablo Prigioni 20, Emanuel Ginóbili 26, Carlos Delfino 11, Andrés Nocioni 19, Luis Scola 17 (fi) Juan I. Sánchez 7, Hernán Jasen 5, Juan P. Gutiérrez 6, Federico Kammerichs 0. Dt: Julio César Lamas.

(93) Venezuela: David Cubillán 8, Greivis Vásquez 11, Oscar Torres 10, Héctor Romero 21, Gregory Echenique 2 (fi) José Bravo 2, Windi Graterol 18, Axiers Sucre 4, Heissler Guillén 12, Dwight Lewis 5. Dt: Eric Musselman

Progresión: Argentina 30-20, 51-43, 79-72 y 111-93.

Arbitros: Carrión (Puerto Rico)-Maranho (Brasil)-Ginarte (Cuba)

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas

Asistencia: 6.300 espectadores.