El número 2 del mundo mostró un juego sin fisuras y se impuso 6-1, 6-1 y 6-2, en 2 horas y 27 minutos. Ante el argentino –uno de sus mejores amigos en el circuito-, el mallorquín no hizo más que extender sus impactantes números en Davis, donde posee un récord de 19-1, con un perfecto 12-0 en polvo de ladrillo.

Además, sumó su décimo choque sin ceder un solo set en la copa. “Lo mejor que he hecho ha sido fallar muy poco”, resumió Nadal luego de su triunfo en La Cartuja ante 20 mil espectadores, entre ellos varias personalidades como el rey Juan Carlos y la duquesa de Alba.

Mónaco, 26 del ránking de la ATP, redondeó un aceptable partido que no alcanzó ni siquiera para inquietar a un español prácticamente perfecto. De hecho, el tandilense cerró el encuentro sin tener posibilidades de quiebre.

Por otra parte, el nivel del ex número 1 del mundo no hizo más que confirmar la acertada decisión del capitán argentino, Modesto “Tito” Vázquez, de guardar a David Nalbandian para el dobles de mañana, ya que el cordobés tampoco hubiera podido hacer mucho ante este Nadal.

El primer set comenzó con un apretado game de Mónaco, quien finalmente lo ganó luego de salvar varias oportunidades para quiebre. El español ya no perdonó y encadenó seis juegos para redondear el 6-1.

En el segundo, Nadal rompió en el cuarto y sexto juego y se llevó el parcial con un idéntico marcador de 6-1.

En el tercero y último, Mónaco tuvo una leve mejoría y aguantó la paridad hasta el 2-2. Justamente en el quinto game, Nadal quebró y se hizo dominador absoluto, para finalmente llevarse el parcial por 6-2. Una bestia.