El piloto santafesino Guido Falaschi murió hoy en el hospital de Balcarce luego de ser protagonista principal en un accidente múltiple sobre el final de la carrera de Turismo Carretera en el autódromo Juan Manuel Fangio, de esta ciudad.

El jefe de prensa de la ACTC, Ariel Bandi, confirmó el deceso del piloto de solo 22 años, nacido en la ciudad santafesina de Las Parejas y radicado desde muy pequeño en San Isidro.

“Durante cuarenta minutos se le hizo ejercicios de reanimación, lamentablemente no se pudo hacer nada más”, dijo Bandi.

Al momento del incidente, Falaschi venía segundo, detrás de Mauro Giallombardo, pero por esquivar al rezagado Leonel Larrauri, despistó, y chocó contra un cartel y los neumáticos de contención que lo devolvieron hacia la pista.

Guillermo Ortelli lo rozó en ese trayecto y le dio al Ford del Principito el envión para quedar cruzado en la pista, donde en medio de un panorama dominado por gomas sobre el asfalto y tierra suspendida fue embestido a gran velocidad por Néstor Girolami.

Falaschi, quien presentó heridas en el abdomen, aparentemente producto de un impacto contra la palanca de cambios, fue asistido inmediatamente por el cuerpo médico de la categoría y trasladado en ambulancia al Hospital Municipal de Balcarce.

Al momento de sacarlo, por el lado del acompañante, el buzo de Falaschi estaba ensangrentado y las caras de preocupación que se vieron por entonces en el Juan Manuel Fangio hicieron que comenzara a temerse lo peor.

Mientras, la carrera culminaba por bandera roja y Mauro Giallombardo lloraba de emoción en el podio por la victoria, sin saber lo que ocurría en la pista, donde Guido era subido a la ambulancia para ser trasladado al Hospital de Balcarce.

“Cuando pasan estas cosas uno espera un milagro”, agregó Bandi, quien esperó lo que lamentablemente nunca llegó.

“Tengo mucho calor”, le dijo a su colega Juan Manuel Silva cuando lo fue a asistir y le levantó la visera del casco. Fueron las únicas palabras de Guido, que ya sufría la alteración de su cuerpo supuestamente por una hemorragia interna.

Cuarenta minutos después, se confirmó la noticia que menos se esperaba y que causó “consternación”, según describió Bandi, en todo el autódromo balcarceño.

El viernes, en el primer entrenamiento, hubo un primer aviso con un impresionante despiste de Agustín Canapino que afortunadamente terminó con el arrecifeño sin ninguna lesión importante.

“Si te guiás por lo que pasó ayer vas a andar más lento. Tratamos de andar lo más rápido que se puede sabiendo lo que estamos haciendo y pueden llegar a pasar estas cosas”, dijo Falaschi a Carburando cuando el sábado lo consultaron al respecto.

Pero hoy, por desgracia, fue el Principito el involucrado en un accidente fatal, que abrirá muchos interrogantes sobre la seguridad en los autódromo, sobre utilización de gomas como contención, que esta vez devolvió al Ford número 16 al asfalto para el impacto letal, y sobre las medidas preventivas con las que cuentan las unidades.

El último antecedente, el 22 de abril de 2007, se produjo en el autódromo “General San Martín” de Comodoro Rivadavia y tuvo como víctima fatal a Guillermo Castellanos.