"Es una pregunta obvia que nunca tiene respuesta. El equipo lo daré el viernes. Hablamos entre nosotros pero no públicamente y estamos valorando el equipo", sostuvo en la conferencia de prensa oficial.

Sin embargo dejó algunas pistas como haber evaluado como un "acierto haber venido con cinco" jugadores.

Es que una de las chances es que Eduardo Schwank, el quinto hombre, juegue junto a David Nalbandian el dobles del sábado y Juan Mónaco ponga el pecho en la apertura ante su amigo Nadal en el estadio Olímpico La Cartuja, de Sevilla.

Al igual que sus dirigidos, otorgó la carga del favorito a España pero destacó las chances de Argentina de ganar la serie.

"Son favoritos, es España, no hay ninguna duda. Pero estamos en la época de la globalización. Se puede ganar 4-1, perder 4-1, ganar o perder 3-2…", opinó.

Se mostró "contento porque los jugadores se están dedicando a esto y sacrificaron muchas cosas".

Al igual que sus dirigidos, Vázquez lamentó los "claroscuros" que se le presentan a los jugadores por el ingreso del sol por las viseras del estadio.

También evaluó a la cancha "rápida y resbaladiza", elegida por los españoles que tienen la facultad de elección al ser locales.

Nalbandian: "La presión es de ellos”

El cordobés David Nalbandian puso la presión de la final en el terreno español por jugar "de local" y ser "favoritos", en tanto aseguró que cualquiera de los dos equipos "pueden ganar o perder todos los puntos".

"Presión siempre hay. Creo que ellos son más favoritos que nosotros y la responsabilidad de ganar la tienen ellos", sostuvo Nalbandian en la conferencia de prensa oficial que dio el equipo argentino en pleno.

La misión de los argentinos, dijo, será "dar lo mejor de cada uno para tratar de ganar la serie, una serie complicada, con todos los puntos muy difíciles. Podemos ganar y perder todos los puntos", resaltó.

Nalbandian dijo no saber si jugará el viernes ante Rafael Nadal, ya que una variante es que juegue el doble con Eduardo Schwank y Juan Mónaco enfrente al ídolo español.

"Eso lo definirá el capitán y elegirá las mejores opciones", sostuvo el cordobés, quien dijo sentirse "cada día mejor".

Si bien Nalbandian está hoy en el puesto 64 del ranking mundial, detrás de los cinco jugadores de España, es una marca registrada argentina de los últimos años de la Copa Davis y esta vez sabe, aunque no lo diga, que es una de las últimas chances de abrazar de una vez por todas la Ensaladera de Plata.

Sonó casi a modo de pedido no comparar aquella final ante España perdida en 2008 en Mar del Plata en medio de conflictos internos en el plantel argentino.

Nadal: "La presión será igual para los dos"

El español Rafael Nadal, número dos del mundo, afirmó hoy que "la Argentina tiene la misma presión que la Roja" porque "nunca" ganó la Copa Davis, al referirse a la final que se jugará en Sevilla entre el viernes y el domingo próximos.

"La presión será igual para España que para la Argentina. Los argentinos tienen el mismo objetivo, que es ganar la Davis, ya que nunca lo consiguieron", explicó Nadal, quien a los 25 años ya ganó tres veces la Davis: en 2004, 2008 y 2009.

Al profundizar al respecto, señaló que "algunos de los jugadores de la Argentina quieren retirarse con una Copa Davis ganada, mientras que España será local y en los últimos diez años sumó cuatro Davis".

"Sabemos lo que es y estamos motivados", remarcó en conferencia de prensa. De todos modos, aseguró que "la Copa Davis es complicada, porque tienes poco tiempo para prepararte y es más peligroso, pero hasta ahora todo ha salido bien, aunque esto no garantiza nada".

Respecto del enigma que haya en torno a quién será su rival el viernes, ya que podría ser Juan Mónaco o David Nalbandian, pareció despreocuparse de quién tendrá enfrente.

"Son buenos compañeros del circuito y será bonito jugar ante ellos una final de Copa Davis. Son diferentes y muy peligrosos. Sabemos que Nalbandian tiene un gran récord y una predilección para esa competición y Mónaco ha tenido muy buena temporada así que los dos son complicados", señaló.

Asimismo, más allá quien sea el rival, dijo que "yo haré lo que tengo que hacer y a todos nos gustaría terminar la temporada con un buen sabor en la boca, un nivel muy alto y ganando la Copa".