Los tantos del tocopillano sirvieron para que lo que empezó como un partido comprometido, acabara en una cómoda victoria que reafirma lo que ya se sabía: que el Barça en casa es un titán. Los de Pep suman tras el partido de ayer 34 goles a favor como local por ninguno en contra.

La dictadura del Barcelona en su campo es descomunal, pero eso no asegura la remontada en la Liga. Para lograrla, el Barça debe mejorar a domicilio. Que como local es intratable, era cosa sabida. Por tanto, los de Guardiola ofrecieron ayer ni más ni menos que lo que se espera de ellos. La prueba será en el Bernabéu. Es decir, estamos, como estábamos antes de empezar a excepción de que se ha sumado Alexis a la causa, que no es poco.

El chileno fue el jugador determinante del partido. Estuvo perfecto en su papel de ‘abrelatas’, ese que le estaba reservado tradicionalmente a Pedro. Alexis rescató a un Barça que se vio sorprendido de inicio por un Rayo valiente y que hizo honor a las palabras de su técnico en la previa. Había dicho Sandoval que "o salimos por la puerta grande o vamos a la enfermería". Ni una cosa ni otra. No salieron por la puerta grande, ni visitaron la enfermería, pero se fueron con la cabeza bien alta.

Nada más empezar el partido, Lass se convirtió en una pesadilla para el equipo barcelonista. La movilidad del africano llevó a la defensa del Barça por la calle de la amargura, hasta el punto de que Guardiola, sobre el minuto 20 de partido decidió cambiar el esquema de juego de los suyos. De una defensa de cuatro, pasó a jugar con tres atrás y colocó a Dani Alves como un atacante más. Fue un movimiento decisivo.

Tres golpes. La novedad táctica descentró al Rayo y Alexis fue el más listo de la clase. Pasó el chileno a ocupar el espacio tradicionalmente reservado a Villa y desde el carril del once marcó dos goles en siete minutos. El primero un golazo de precisión y el segundo de fuerza adelantándose a la defensa madrileña y al propio Villa que vio como el tocopillano le pasaba como un avión en busca del rebote que valió el segundo gol. Con el 2-0, el Camp Nou exorcizó fantasmas y malos rollos y Villa marcó el tercero al filo del descanso dando por finalizado el partido. Tres golpes de KO.

Quedaba en la segunda parte ver cómo gestionaban los dos equipos 45 minutos que influirían más en la moral de unos y otros que en el signo del partido. Messi hizo su obra de arte de cada semana y el Rayo aguantó con mucha dignidad ante un Barça que ya tenía la cabeza en el Bernabéu.

Resumen:

Barcelona 4 – Rayo Vallecano 0

Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué, Abidal; Keita, Xavi (Thiago, m.54), Iniesta (Cesc Fàbregas, m.56); Alexis (Adriano,, m.71), Messi y Villa.

Rayo Vallecano: Cobeño; Arribas, Labaka, Jordi Figueras; Casado, Movilla, Javi Fuego (Rafa García, m.54), Botelho, Míchel (Tamudo, m.46); Michu y Lass (Piti, m.69)

Goles: 1-0, m.29: Alexis. 2-0, m.41: Alexis. 3-0, m.43: Villa. 4-0, m.49: Messi.

Árbitro: Miguel Ángel Pérez Lasa (C. vasco). Mostró cartulina amarilla a Lass (m.39), Jordi Figueras (m.45), Arribas (m.60), Valdés (m.80) y a Piqué (m.84).

Asistieron al encuentro 53.775 espectadores en partido adelantado de la decimoséptima jornada de Primera División.

Fuente: Diario As, España